#Ge·no·zid·blogger e.V.
25 Jun 2018

Text: Corinna / Traducciòn: Tara & Daniel

#Mao Zedong

Entre 1949 y 1976 gobernaba Mao Zedong la república popular de China con terror y violencia totalitaria. Quería que la China se convertiera en el país líder del comunismo mundial. Bajo su gobierno murieron hasta 45 millones de personas y incontables fueron traumatizadas. Sin embargo, hoy en día Mao está considerado como santo. Todavía está prohibido que se indague críticamente su tiranía.

Mao ZedongFoto: Chris Price/www.flickr.com/Creative Commons

#Partido Comunista de China (PCCh)

El Partido Comunista de China fue fundado en 1921 como reacción a la tiranía secular de varias dinastías, el feudalismo, colonialismo y la guerra civil. Los comunistas y socialistas conocidos de este tiempo sirvieron de modelo para el partido, entre ellos son Marx, Engels, Lenin y, más luego, Stalin. El partido se dio cuenta rápidamente de que el corazón de la revolución se encuentra en el campesinado. Por eso movilizó lenta-, pero continuamente a los habitantes del campo.[1]

El partido popular nacional (Guomindang) bajo Chiang Kai-Shek que gobernó en aquel tiempo se sentía disgustado por el comunismo floreciente. Con su partido empezó a matar y perseguir a los comunistas con el fin de extinguir cualquier movimiento comunista. Después de un masacre muy grave en 1925 el líder de la PCCh, Peng Pai, anunció: “Fuimos creados para la extinción despiadada por el enemigo. Estamos sedientos de las últimas gotas de sangre de nuestros enemigos como resarcimiento para nuestros camaradas atormentados. Desde ahora tenemos que destruir nuestros enemigos hasta el último.”[2]

En consecuencia estalló una guerra sangrienta entre los líderes de ambos partidos que sentó las bases para la tiranía de Mao. El partido Guomindang luchó rígidamente contra los comunistas y en contrapartida la PCCh declaró que todos los oficiales y funcionarios del régimen de Guomindang , tal como los capitalistas, sacerdotes, terratenientes y la burguesía fueron enemigos.[3]

En este periodo de tiempo Mao consiguió establecerse como líder de la PCCh y posicionarse a la cabeza del partido. Finalmente el Ejército Rojo de la PCCh fue capaz de someter las unidades del régimen Guomindang y desbancar al presidente del partido y exiliarle a Taiwán.[4]

Foto: Alberto Carrasco-Casado/www.flickr.com/Creative Commons

#La tiranía de Mao

El 01 octubre 1949 fue Mao Zedong delcarado en la Plaza de la Puerta de la Paz Celestial como presidente del comité central del PCCh por la república popular de China. Sin embargo, el país estaba económicamente debilitado y representó uno de los países más pobres del mundo. 70 por ciento de la población perteneció al grupo de temporeros, jornaleros o campesinos sin bienes.

Por eso introdujo el PCCh una reforma agraria radical y expropió radicalmente terratenientes grandes, tal como pequeños. Además, nacionalizó gran empresas industriales que frecuentemente fueron la propiedad de inversores extranjeros. Se llama que campesinos se apropien violentamente de tierra y que ejercan al mismo tiempo  venganza y desquite contra los terratenientes. Cientos de miles de terratenientes y capitalistas fueron públicamente denunciados, insultados, golpeados y matados. Se lleva a cabo los delitos personales bajo el pretexto de enemigo de clases. Cada uno que mostró resistencia contra el régimen fue sea desterrado a campos de trabajo, o directamente torturado o matado. Expertas suponen que aproximadamente diez millones de personas fueron encarceladas y hasta cuatro millones de personas se murieron.[5]

Durante esta reforma agraria Mao intervino radicalmente en la vida de la población rural y destruyó estructuras de trabajo, y estructuras familiares y sociales predominantes. Los campesinos no sólo perdieron su tierra, sino también el derecho de autodeterminación, igual que auto-organización. La Unión Soviética sentó las bases para el primer plan quinquenal del PCCh para formar un país de industria pesada con cargo a la agricultura. El problema fue que la población china aumentaba rápidamente. Entonces la mejora de la producción agraria fue más necesaria que la industria pesada. Sin embargo, para Mao prioritizó la revolución, así que dejo de lado la política realista.[6]

Foto: Yiannis Theologos Michellis/www.flickr.com/Creative Commons

#Campaña de las Cien Flores

Con la campaña “Deja crear cien flores, deja competir las escuelas una con otra.”, Mao quería ganar a los intelectuales chinos para el partido comunista en 1956 y invitó a la población que ejerció crítica constructiva frente al régimen. Al principio la declaración de crítica fue muy moderada, pero el ambiente se cambio en breve, así que la población empezó a rebelarse contra el régimen. La gente protestaba contra las represalias usadas en la dictadura del partido unitario y al lado de reformas demandaban la libertad de la prensa y expresión, tal como su libertad política. En consecuencia la PCCh se defendió con la persecución de los disidentes con la meta de romperles psíquicamente y hacerles callar. Mao demandó el encarcelamiento general del 10 por ciento de los intelectuales chinos.[7] Innumerables personas fueron deportadas en campos de trabajos forzados, peleadas, asesinadas, arrestadas o torturadas.

#El gran paso hacia delante

Desde 1958 Mao propagaba el “gran paso hacia delante”, lo que acabó en un desastre económico y humano.
La meta de la campaña fue la propulsión de la agricultura colectiva y la industrialización para transformar la China en una potencia económica mundial. A pesar de las precondiciones de la política realista Mao supuso que en el futuro ocurriría un aumento enorme de la cosecha y ocupaba los campesinos con la producción de acero. Sin embargo, el aumento de la cosecha no llegó. Por un lado, porque los campesinos dejaban de cultivar su tierra y por otro lado, estaban ocupados con la producción de acero barato en altos hornos construidos por ellos mismos, siguiendo la especificación de Mao. De este comportamiento resultaron malas cosechas y la destrucción de la agricultura. China sufrió bajo un hambre de una extensión inimaginable durante la que se murieron aproximadamente 40 millones de personas en un periodo de tres años.[8] 

Foto: Yiannis Theologos Michellis/www.flickr.com/Creative Commons

#La grande revolución proletaria cultural

A cause de esta catástrofe Mao fue degradado a un personaje secundario en el comité central del partido. A pesar de todo el aspiraba venganza y con una acción a gran escala intentaba realizar una limpieza de los enemigos de clase, intrigantes y contrarrevolucionarios. Como comandante en jefe del Ejercito Rojo y ídolo de una juventud indoctrinada proclamó la “revolución cultural proletaria grande” en 1966. Miles de jóvenes chinos lucharon violentamente contra todos los elementos conservadores, reaccionarios y contrarrevolucionarios en el estado. Esto provocó  una guerra civil. Los jóvenes fanáticos se organizaron en así llamadas “guardias rojas” y luchaban arbitrariamente contra todas las instituciones y autoridades públicas, igual que privadas. Denunciaban y torturaban a sus propios padres, profesores, científicos etc. El ejército y la policía no intervinieron por orden de Mao. Todo el país se perdió en el caos bajo los excesos de violencia.[9]

“Golpes y tortura siguieron. Nunca he visto este tipo de tortura antes: Tenían que comer excrementos humanos e insectos. Con electrochoques fueron forzados de ponerse en rodillas en vidrio rompido, en brazos y piernas les colgaron como aviones…” – Lee Ta Ling, miembro antiguo de la guardia roja.[10]

Podía afectar a todos, por eso empezaron miles de suicidios. Solamente en Beijing hubo 3.731 muertos entre enero 1968 y mayo 1969- 94 por ciento fueron suicidios.[11] Cuando Mao consiguió su meta- la destrucción de cualquier tipo de oposición- mandó que el militar destrozara los miembros de la guardia roja y que enviara los jóvenes al campo para iniciar su reeducación.[12] El terror no terminó hasta la muerte de Mao en 1976.

las fuentes:

Jones, A. (2010) Genocide – A comprehensive Introduction. 2nd Edition. London and New York: Routledge.

Delvaux de Feneffe, G. (2008) ‘Mythos Mao’ publicar algo Bundeszentrale für politische Bildung. Accesible a http://www.bpb.de/internationales/asien/china/44259/mythos-mao?p=all (07.04.16)

[1]Jones (2010) S.204-205
[2]Jones (2010) S.20
[3]Jones (2010) S.204
[4]Delvaux de Fenffe, G. (2008)
[5]Jones (2010) S.206-207
[6]Delvaux de Fenffe, G. (2008)
[7]Delvaux de Fenffe, G. (2008)
[8]Delvaux de Fenffe, G. (2008)
[9]Delvaux de Fenffe, G. (2008)
[10]Jones (2010) S.212-213
[11]Jones (2010) S.212-213
[12]Delvaux de Fenffe, G. (2008)

Los comentarios están cerrados.

FacebooktwitterInstagram